Aprobada Ley de Discriminación en Chile por muerte de Zamudio | Red Digital TV
Red Digital TV

Aprobada Ley de Discriminación en Chile por muerte de Zamudio

Chile (RDTV).- El homicidio del joven gay estremeció de tal forma a la sociedad que logró que comenzara a rebelarse contra la discriminación, según el periodista Oscar Contardo, autor del libro Raro.

Su muerte, a manos de una pandilla de supuestos neonazis tras una golpiza de seis horas,    marcó un quiebre en una sociedad reconocida como conservadora y posibilitó la aprobación de una demorada ley contra la discriminación, bautizada en su honor como “Ley Zamudio”. “Su caso marca un quiebre: la brutalidad de la agresión que recibió dejó al desnudo los argumentos de los sectores conservadores en el Parlamento y en la Iglesia, y mostró hasta dónde puede llegar la homofobia”, dice a la AFP Rolando Jiménez, presidente del Movimiento de Liberación Homosexual (Movilh).

“Es bien feroz decirlo, pero es así: la ley de discriminación fue aprobada sólo por la muerte de Zamudio”, asegura el periodista Oscar Contardo, autor del libro Raro, que narra la historia de la homosexualidad en Chile.  Zamudio, de 24 años y declarado homosexual, murió el 27 de marzo pasado tras agonizar por tres semanas luego de haber recibido golpes en la cabeza y el cuerpo, quemaduras con cigarrillos y marcas de símbolos y consignas nazis, a manos de un grupo que lo atacó por su condición sexual al encontrarlo de madrugada durmiendo ebrio en una plaza.

El joven fue enterrado en medio de un multitudinario funeral,  en el que miles de chilenos acompañaron el cortejo y lo despidieron con pañuelos blancos y flores. Su muerte marca una profunda diferencia entre las 17 que ocurrieron en Chile motivadas por su orientación sexual entre 2002 y 2011, según datos del Movilh, y que pasaron inadvertidas en una sociedad que ahora comenzó a rebelarse contra la discriminación.

Prueba de ello fue el caso del abogado Jorge Reyes, coordinador de la Red por la Vida y la Familia, quien fue despedido del Ministerio de Salud tras cuestionar públicamente la orientación sexual de Zamudio. “Al parecer, hay una visión romántica respecto de lo que podría ser la tolerancia hacia los homosexuales”, dijo a una radio local.

Reyes encabezó por años una extensa lucha judicial para prohibir la distribución de la píldora del día después -que consideraba abortiva- y promover la censura en Chile del filme La última tentación de Cristo, pero ahora recibió el repudio colectivo al ser la única voz pública en cuestionar a Zamudio.  Hay un “cambio muy importante” de la sociedad chilena, que “vincula más los derechos civiles y ciudadanos con la sexualidad”, dice Contardo, que atribuye esta transformación al “declive” de la influencia de la Iglesia Católica tras sonados escándalos de pedofilia.

Un reciente sondeo de la consultora privada Imaginación arrojó que el 85,7% de las familias chilenas “tolera” las relaciones homosexuales, mientras que el 52,6% piensa que las parejas del mismo sexo tienen derecho a adoptar o criar a los hijos que tuvieron con parejas previas, porcentaje que aumentó en más de diez puntos respecto al año anterior. La muerte de Zamudio permitió, además, agilizar la tramitación en el Congreso de una ley antidiscriminación que había ingresado en 2005, pero dormía ante el temor de legisladores conservadores de que abriría las puertas al matrimonio homosexual, prohibido en la actual legislación.

La normativa, aprobada la semana pasada en la mayoría de sus apartados, sanciona por primera vez en Chile la discriminación por orientación sexual, religiosa, de raza, etnia, nacionalidad, situación socioeconómica, idioma, ideología u opinión política, y establece como deber del Estado promover acciones para favorecer la no discriminación.

Tradicionalmente considerado un país conservador por la influencia de las iglesias católica y evangélica, Chile aprobó el divorcio recién en 2004, aunque todavía el aborto no está permitido bajo ninguna circunstancia. Hasta 1999, se castigaba a los homosexuales (“la sodomía”) con pena de cárcel. Pero todavía “las fuerzas conservadoras siguen manteniendo mucho poder, sobre todo en el Parlamento”, dice Contardo.

“Hay un cambio cultural enorme en la sociedad chilena. Lo que nos falta es que las instituciones generen las herramientas institucionales y legales para que la discriminación quede en el pasado”, coincide Jiménez. De momento, el nuevo censo de población que arrancó este lunes incluyó por primera vez una pregunta sobre la convivencia entre parejas del mismo sexo.

Fuente: AFP.

ENCUESTA

OPINIÓN

Galería de fotos

C.A.R. Can't Wait