Cómo colgar una hamaca fácilmente

En verano más que nunca nos apetece echarnos una siesta en una hamaca, por eso en estas fechas es cuando más se compran. Os damos algunos trucos para colgar una hamaca fácilmente y con seguridad.

Las hamacas las podemos poner en el jardín, en el porche o en incluso en una habitación. Lo más importante es que dispongamos de dos árboles, dos columnas o cualquier otro elemento estático y resistente que aguante el peso.

El colgar su hamaca realmente depende de donde usted está y cómo usted quisiera hacerlo. ¿Desea colgarlo en el interior o en el exterior? Colgarlo en el interior de la casa suele consistir en un par de pernos. Usted puede incluso poder comprar un marco de la hamaca para estirar su hamaca encendido.

Cómo colgar una hamaca

Las hamacas son casi la mejor manera de conseguir un lugar para dormir. El colgar de una hamaca puede parecer desalentador para el inexperto, pero realmente no tiene que ser tan difícil. Si usted está pensando sobre cómo colgar su hamaca, usted está a punto de descubrirlo.

Pasos

Lo primero obviamente es buscar los dos puntos donde se pondrán los ganchos para colgarlas, teniendo en cuenta que la altura debe estar alrededor del metro cuarenta. Luego debemos medir la distancia entre los dos puntos y comprobar que la hamaca sea más larga para que no quede tirante.

La hamaca se ata mediante unos ganchos, tipo mosquetón, que se clavan en el sitio donde se va colgar, como una pared o a los árboles. De todas formas en el mercado existen ganchos que se adaptan a las diferentes superficies (ladrillo, madera, hormigón…). También podemos adquirir un kit especial para colgar una hamaca. No es adecuado colgar la hamaca directamente al gancho de metal, ya que en muchos casos la tela, normalmente de algodón, puede desgastarse.

Trucos

Lo mejor para que quede totalmente segura es utilizar un trozo de cuerda, haciendo un nudo de marinero entre el gancho y la hamaca. Para ver a qué altura debemos colgar la hamaca debemos sentarnos sobre la misma y comprobar que nuestros pies tocan el suelo, mientras que con las rodillas debemos formar un ángulo de noventa grados.

Para que nuestro peso se reparta correctamente y el cuerpo esté estirado debemos abrir la hamaca y sentarnos en diagonal o perpendicular. No nos tumbaremos a lo largo, ya que no es bueno ni para nosotros ni para la hamaca. La hamaca ha de quedar un poco suelta para que nos podamos tumbar cómodamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *